jueves, 20 de febrero de 2014

La paciencia infinita

Hace aproximadamente 32 años, compré para mi vieja Yashica un Vivitar  80/200 f 4.5 que ahora he decidido recuperar adaptándolo a la Eos. Ya en origen era un objetivo totalmente manual, cosa que no se soluciona con el anillo adaptador claro. Además esta muy deteriorado, hasta el punto que lo he tenido que pegar con un pegamento extra fuerte para que no se desarme.
No esperaba buenos resultados y a la vista está su evidente viñeteo, pero la verdad es que tampoco está tan mal.
Menos mal que mi buen Opari tiene una paciencia absoluta conmigo y me da tiempo a enfocar medio bien je